La Vida de san Antonio de Padua

La personalidad de San Antonio está marcada por un camino definido..., como hombre que sabe lo que busca, unida a una inteligencia privilegiada y una intelectualidad fuera de lo común.

Desde su figura Franciscana: Pobre, humilde, que mira a los demás como hermanos a quienes hay que ayudar y con quienes hay que compartir.

Desde sus rasgos grafológicos que denotan un temperamento fuerte, gran habilidad para captar voluntades ajenas y una elegante forma de trabajar, cumpliendo los pasos que llevan a un final programado.

Para San Antonio ser pobre no es “no tener”, sino redescubrir el sentido de la pobreza de forma que interpele su vocación.

Pobre para San Antonio es una opción y una voluntad de compartir hasta ser capaz de dar esperanza.

Para el Santo de Padua el pobre es el sencillo, el humilde, la gente del pueblo que quiere ser evangelizado, ya que el Evangelio es la esperanza del pobre.

La Vida de san Antonio de Padua

Revista El Santo. 2009 Todos los derechos reservados®.